Procedimiento quirúrgico dirigido a mejorar la forma de las piernas, mejorando el contorno corporal y eliminando el exceso de grasa y de piel en la zona.


¿En qué consiste?

Previo a la cirugía se realiza un estudio exhaustivo del paciente para ver su estado general; analítica, electrocardiograma y valoración por un anestesista son las pruebas que necesitamos. Se puede realizar con anestesia local y epidural o con anestesia general, en función del caso y del propio paciente. Precedido de una liposucción de la zona, eliminamos el exceso cutáneo mediante incisiones elípticas en la región inguinal y que se pueden prolongarse más o menos al pliegue subglúteo según las necesidades. Si el sobrante de piel es mayor, puede requerir incisiones o cicatrices verticales en la cara interna del muslo, en dirección a la cara interna de las rodillas. Dependiendo del paciente puede precisar un día de ingreso hospitalario y llevar pequeños drenajes. Tras la valoración de la evolución, se dará el alta con las pautas de tratamiento, curas y seguimiento. En todo momento estará personalmente atendido por la Dra. Prieto.


¿A quién va dirigido?

  • Pacientes que exceso de piel y grasa en cara interna de muslos, por sobrepeso
  • Pacientes con flacidez en esta zona tras pérdida de peso


Recuperación

Suele ser un procedimiento más incómodo que doloroso y las molestias son soportables. Deberán extremarse las medidas higiénicas.
Es necesario llevar una faja compresiva durante un mes. Su actividad normal estará limitada un par de semanas y no podrá realizar grandes esfuerzos ni ejercicios.
Es importante que el paciente no fume al menos un mes antes y después de la cirugía, ya que el tabaco contribuye a una mala cicatrización y dificulta la viabilidad de los tejidos.