La técnica de Liposucción o Lipoescultura, consiste en corregir y remodelar el contorno corporal proporcionando así una apariencia más armoniosa. No se trata de un método para perder peso, mejorar la celulitis o reducir las estrías, con la liposucción lo que se consigue es eliminar los depósitos de grasa en zonas localizadas como las caderas, la cara interna de las rodillas, la cara interna de los muslos, etc.


¿En qué consiste?

Es un procedimiento que se suele realizar bajo los efectos de la anestesia local y sedación. Precisa un estudio preanestésico para comprobar el estado de salud general del paciente. No requiere ingreso hospitalario y se realiza de forma ambulatoria, pudiéndose regresar al domicilio al tras finalizar la cirugía. A través de unas pequeñas incisiones, de apenas unos milímetros, se introduce en primer lugar solución anestésica en los lugares que vamos a liposuccionar, para posteriormente, aspirar la grasa. Tras finalizar el procedimiento, el paciente se recupera en la sala de despertar y si la evolución es favorable, pasadas un par de horas, se podrá abandonar el centro.En todo momento estará personalmente atendido por la Dra. Prieto. Tras el alta médica, recibirá las pautas de seguimiento, curas y revisiones que deberá realizar.


¿A quién va dirigido?

  • Pacientes con exceso de grasa localizada en áreas del cuerpo tales como cara interna de rodillas, de muslos, trocánteres o cartucheras, crestas, región lumbar, etc.


Recuperación

No suele ser un proceso molesto ni doloroso más allá de unas simples agujetas, por lo que la recuperación es inmediata y prácticamente en un par de días podrá recuperar su habitual rutina.
Deberá llevar una faja compresiva durante mes y medio – dos meses, con el objetivo de suprimir la formación de fluidos debidos a la intervención y que  ayudará a que la piel se adapte al nuevo volumen definitivo.
Durante el primer mes, permanecerá el edema e hinchazón, y progresivamente, desaparecerá, reconociendo entonces la nueva silueta creada.