Actualidad

Foxy Eyes, Kendall Jenner, Hilos tensores, cirugía plástica sevilla, medicina estética sevilla

FOXY EYES: EL RETOQUE EN TENDENCIA MUNDIAL

Una mirada atractiva construida por ojos rasgados y cejas elevadas desafiando a la gravedad es el nuevo retoque al que muchísimas celebrities están recurriendo y cabe la posibilidad de que pase a ser el nuevo canon de belleza.  Esta tendencia llamada coloquialmente foxy eyes, debe su nombre a la natural forma de los ojos de los zorros. La intervención ilumina el rostro y amplía la mirada logrando transmitir la sensación de cara descansada y joven. Se caracteriza por ser un retoque sencillo, rápido y con una recuperación poco complicada obteniendo efectos discretos a la vez que enigmáticos.

El efecto foxy eyes debe conseguir que la cola de la ceja se eleve corrigiendo así la caída natural de los párpados. El resultado puede lograrse a través de diferentes procedimientos médico estéticos, quirúrgicos, o ambos.

En medicina estética empleamos tratamientos aislados o  hilos tensores, ácido hialurónico, tóxina butolínica o combinaciones. Mejoran además las arrugas finas alrededor de los ojos, restablecen volúmenes donde han aparecido surcos y, por supuesto, pueden elevar la ceja.

Estos procedimientos son limitados en el tiempo y no pueden corregir el exceso de piel en el párpado superior, y de piel y grasa en el inferior. La blefaroplastia, láser o quirúrgica son el tratamiento definitivo para corregir estos signos del envejecimiento facial. Son intervenciones permanentes, sencillas, con postoperatorio sencillo y rápida incorporación a la vida social y laboral.

Con la cirugía del párpado superior se elimina el exceso de piel y la pequeña bolsa grasa que puede aparecer en la parte interna. La blefaroplastia inferior, elimina las bolsas grasas responsable del efecto de cansancio que aparece al tenerlas así como retensarlo mediante lo que se denomina cantopexia. En esta pequeña intervención quirúrgica se retira el exceso de grasa que pueda haber tanto en la parte superior del párpado como en la zona inferior.

La situación de la mayoría de los pacientes que deciden realizar esta intervención es por el disconfort que provoca la piel, que a veces cae sobre las pestañas, dificultando el simple hecho de maquillarse y en los casos más avanzados la visión. El exceso de piel desluce la mirada, disminuye aparentemente el tamaño del ojo y la mirada pierde todo su atractivo. Las bolsas grasas pueden aparecer a temparanas edades por el componente heridatario que llevan asociado, o, por el paso del tiempo. La queja reiterada de estos pacientes es el aspecto de cansancio continuo.

Cada vez son más los pacientes que recurren a estas técnicas, desde los 30-35 años, ya que el objetivo del retoque no es solo lucir más joven, sino conseguir esa mirada tan atractiva.

 

 

Fuente imágenes: Republica.com y InStyle.es