Actualidad

trucos de belleza

MICHELLE PFEIFFER, ¿PACTO CON EL DIABLO?

La actriz, tras más de 30 años de carrera, luce una imagen increíble a sus 61 años.

Parece que los años no pasan por la protagonista de “Las amistades peligrosas”. Por lo que podemos saber de manos de Vanitatis, Pfeiffer nunca ha confirmado ni desmentido que se haya puesto en manos de la cirugía plástica. Sin embargo, es bien sabido que tanto hombres como mujeres de esta edad, suelen recurrir a profesionales estéticos para solucionar el paso de la edad.

En referencia a esto, la publicación ha querido consultar a expertos, como la doctora Prieto, para conocer qué tipo de retoques han llevado a la actriz a estar tan atractiva.

La secretaria general de la junta directiva de AECEP, Marifé Prieto, comenta que, posiblemente, el ejercicio, una dieta equilibrada y la genética de Michelle hayan tenido un protagonismo importante en su apariencia actual, pero también aclara: “la actriz presenta un posicionamiento anormalmente alto de las cejas”.

Por otro lado, “La debilidad de la musculatura frontal, glabelar y orbicular, responsables de las arrugas de la frente, del entrecejo y las patas de gallo, así como la situación y forma de las cejas, solo puede conseguirse con el uso de toxina botulínica o mediante técnicas quirúrgicas de lifting frontal”.

Pero, parece que no sólo ha mejorado esta parte, ya que según declara Marifé en la publicación, hay detalles que indican rinoplastia. Y aunque puntualiza que no se pueden asegurar la naturalidad de la actriz ni las técnicas empleadas: “El volumen facial solo puede mantenerse mediante infiltraciones de sustancias o reposicionamiento con lifting facial”.

En definitiva, la nueva reina Ingrith de ‘Maléfica’ ha podido gastarse entre bótox, hilos y otras intervenciones, unos 35.000 a 50.000 euros. Precio irrisorio teniendo en cuenta que  “está fantástica”.