El paso de los años y circunstancias como el embarazo, la lactancia o la pérdida de peso, provoca que la mama caiga y pierda su forma natural. La piel se distiende, el tejido glandular mamario tiende a acumularse en los cuadrantes inferiores y la areola y el pezón pierden su posición habitual por encima del surco submamario. La mama caída recibe el nombre de Ptosis Mamaria y la Mastopexia es la intervención quirúrgica que corrige la caída y mejora la forma de la mama, colocando el complejo areola-pezón en su posición habitual y reduciendo el tamaño si lo precisa.


¿En qué consiste?

Realizamos un estudio exhaustivo de la paciente en general y de la mama en particular. Analíticas, electrocardiograma, valoración preanestésica, ecografía y mamografía forman parte de las pruebas que le vamos a prescribir.Se suele realizar bajo los efectos de la anestesia general. Se tomarán medidas para valorar el grado de caída de la mama, y cual será la técnica indicada que repercutirá en las cicatrices resultantes, más o menos extensas en función de la ptosis y de la piel sobrante: alrededor de la areola, en señal de tráfico o en T invertida.
Durante la cirugía se extirpa el exceso de piel y se realiza la reposición del complejo areola pezón y modificación de su tamaño. Si además de caída, existe una pérdida de volumen importante, se puede asociar la colocación de una prótesis de mama. Se valorará la necesidad o no de dejar drenajes. Colocamos un vendaje que se cambiará por un sujetador a los 5 días de la cirugía.Es necesario pasar una noche en el hospital y a la mañana siguiente, se dará el alta médica. Recibirá las pautas de seguimiento, curas y revisiones que deberá realizar.En todo momento estará personalmente atendida por la Dra. Prieto.


¿A quién va dirigido?

  • Pacientes con caída o ptosis de las mamas 
  • Pérdida de volumen, sobre todo del polo superior


Recuperación

No suele ser un proceso doloroso y la recuperación es bastante rápida. Debe limitar la carga de peso y el ejercicio durante unos días.
Llevará un vendaje que se cambiará por un sujetador a los 5 días.
Se desaconseja la conducción en los primeros 15-20 días, así como realizar ejercicios que utilicen la musculatura pectoral, aunque en pocos días podrá recuperar las rutinas habituales.
Es importante que la paciente no fume al menos un mes antes y después de la cirugía, ya que el tabaco contribuye a una mala cicatrización y dificulta la viabilidad de los tejidos.