Actualidad

CLAVES PARA ELEGIR A UN CIRUJANO PLÁSTICO DE CONFIANZA

¡Nos encanta vernos bien!

Y todos nos hemos planteado alguna vez en llevar a cabo algunos retoques estéticos. Sea cual sea el tratamiento que tienes en mente, es necesario ponerte en las mejores manos. Por ello a continuación os ofrecemos 4 tips clave que os ayudaran en el proceso para elegir al profesional que mejor se adapte a ti.

 

  1. Todo en regla

Lo primero que debes comprobar antes de llevar a cabo cualquier retoque estético es la formación y especialización del profesional. La cirugía estética la tienen que realizar cirujanos expresamente especializados y cualificados en este tipo de intervenciones. Por ello, es muy importante comprobar que la persona que nos atiende cuenta con títulos que certifiquen su formación. Otra forma de comprobar la titulación es a través la página web de SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) donde existe un registro con los profesionales titulados en dicho ámbito.

 

  1. Visita el lugar donde tendrá lugar la intervención

Con una sola visita podrás responder a muchas inquietudes que pueden pasar por la cabeza antes de una intervención. La información es crucial, debes comprobar las acreditaciones sanitarias correspondientes, preguntar por el proceso, el equipamiento, el postoperatorio y además observarás la atención por parte del equipo, así como la personalización del diagnóstico.

 

  1. Buenas referencias

Además de comprobar sus titulaciones académicas, es importante conocer referencias de operaciones realizadas por el médico. La mayoría de las clínicas cuentan con fotos de los trabajos realizados donde se puede observar el antes y el después, ahí podrás encontrar un aval para tu tranquilidad.

 

  1. Precios razonables

Este es otro aspecto que hay que tener en consideración, es cierto que pueden existir cambios de presupuestos en función del lugar donde se soliciten, pero no deben existir grandes variaciones pues esto nos podría dar una pista de que algo falla. Muchas veces el abaratamiento excesivo de precios puede conllevar el uso de materiales de mala calidad.