Actualidad

MANIFESTACIÓN PERSONAL PANDEMIA COVID-19

Ante todo, espero y deseo que tanto vosotros como vuestros familiares estéis muy bien. Es difícil escribir algo en la situación que nos encontramos. Una situación sin precedente, una situación de incertidumbre y ante todo, una situación de sufrimiento.

Mi apoyo y reconocimiento a todos mis compañeros que han estado, y siguen estando, en primera línea de esta lucha, haciendo lo que mejor saben, cuidar a las personas, unas veces sin contar con los medios necesarios y, muchas otras, desprovistos de ellos. Asumiendo el riesgo de contagio de ellos y sus familiares…

Mi más sentido pésame a las familias que han perdido a sus seres queridos, que han tenido que pasar el terrible duelo en solitario porque no hay consuelo. Los que desgraciadamente se han ido no son números, no. Son personas, son abuelos, padres, madres, hermanos, vecinos, amigos… una pérdida irreparable. Mucho ánimo y mucha esperanza; esperanza porque la vida sigue, esperanza por todos los que han padecido y se han curado, esperanza por la humanidad.

Agradecer a todas las fuerzas de seguridad el duro trabajo que les ha tocado realizar, a los servicios de limpieza, de transporte, a todo el personal del sector de la alimentación, a todos ellos, bravo y gracias.

No puedo olvidar a la población confinada. Hemos asumido de la noche a la mañana la responsabilidad de detener la transmisión del virus, quedándonos en casa. Lo hemos hecho muy bien, no es poco. Hemos abandonado nuestros paseos, las relaciones sociales, los viajes… Pero nos ha traído algo muy positivo, hemos bajado el ritmo frenético de nuestra actividad diaria y hemos podido disfrutar de lo que más nos importa, nuestra familia. Disfrutar de un desayuno relajado, las sobremesas interminables, ejercicio en la tarde, los aplausos, ver una peli en familia… reencontrarnos al fin y al cabo.

Gracias a todos estos esfuerzos lograremos vencer, estamos en ello y muy pronto podremos ver los frutos. Poco a poco recuperaremos la vida, nuestras vidas, nuestros hábitos, nuestros trabajos, nuestros paseos al sol, nuestras reuniones con amigos, nuestros besos y abrazos…

Queda menos y juntos lo conseguiremos.

Un fuerte abrazo.